Los barcos menos comunes del mundo

El mundo de la náutica es sorprendente y los diseños de los barcos cada vez son más excepcionales. Veleros, goletas, catamaranes, yates… estos son los barcos que, probablemente, más acostumbrados estamos a ver pero no son los únicos. El mar, los ríos y los océanos son navegados por las creaciones más extraordinarias que puedas imaginar. En este artículo vamos a descubrir los barcos menos comunes del mundo.

Con forma de cápsula, de tiburón, de “dama” o de cremallera. En Boatjump, no nos hemos vuelto locos, seguimos hablando de barcos. Pero, conforme vayas leyendo este artículo, te darás cuenta que los barcos adoptan otras formas que nos resultan cotidianas para surcar las aguas y aprovechar esas características para despuntar o ser más eficientes.

Barco cremallera

 

Diseñado por el japonés Yasuhiro Suzuki, el barco a motor mide 11,37 metros y cuenta con un casco poliuretano reforzado. Lo que más destaca de su diseño es la forma de cremallera, aunque también es muy llamativa su estela, capaz de ‘desabrochar’ el agua. A medida que el barco se va deslizando por el río o mar a una velocidad máxima de 10 nudos, la estela crea la ilusión óptica de abrir el agua, como si se tratara de una chaqueta.

Esta peculiar propuesta, formó parte de DESINGART Tokyo 2020, un festival de arte y diseño que se celebra anualmente en la capital de Japón. Suzuki es un artista conocido por inspirarse en lo cotidiano para crear obras que ofrecen una nueva perspectiva de lo que nos resulta familiar.

 

ENCUENTRA TU BARCO IDEAL

 

Cosmic Muffin, el barco avión

Cosmic Muffin, el barco avión

El avión que no vuela, sino que surca los mares. Así es como el Cosmic Muffin se reconvirtió en un medio de transporte totalmente diferente a través del reciclaje.  El Boeing 307 Stratoliner, sufrió en 1964 daños irreparables a causa de un huracán. Kenneth W. London, coleccionista y piloto, adquirió el avión y tras 4 años de trabajo, lo convirtió en esta llamativa embarcación.

Actualmente, este barco – avión pertenece a David Drimmer y su empresa Planeboats. Su interior retro cuenta con todas las comodidades posibles y con un amplio espacio. Se navega desde la cabina principal del avión utilizando los controles de vuelo originales.

Adastra, el barco cohete

Adastra, el barco cohete

 

El Adastra es un super yate trimarán que fue construido en 5 años por McConaghy Boats y un equipo de 350 trabajadores. La motivación de este barco era la de dar media vuelta al mundo con un solo depósito, sin descuidar el lujo y la comodidad de los pasajeros. Suntuoso, estable, eficiente… y a la velocidad de un trimarán de carreras.

En el interior del Adastra hay espacio para acomodar nueve invitados y seis tripulantes. Todos los camarotes son amplios y están equipados con sauna y jacuzzi. El camarote principal se encuentra a popa. Y, en la otra sección, se ubican el resto de estancias: la cocina, los camarotes de los invitados y los de la tripulación. Los principales materiales con los que ha sido construido son fibra de carbono y resina epoxy y está creado para poder emprender grandes viajes oceánicos sin apenas repostar.

Turanor PlanetSolar, el barco solar

Turanor PlanetSolar, el barco solar

 

Se trata del mayor barco solar del mundo. Este catamarán de 31 metros de eslora y 15 metros de anchura, navega gracias a la energía solar que colectan los paneles solares localizados en la cubierta. Este barco permaneció amarrado en Barcelona en 2010, antes de empezar su expedición alrededor del mundo. Si queremos entender el origen de propuestas más sostenibles como esta, nos deberíamos remontar a los años 30 del siglo XIX para descubrir cuáles fueron las primeras embarcaciones eléctricas. Pero un fallo supuso que, durante más de un siglo, no se siguiera investigando las posibilidades que ofrece la energía solar.

El Turanor PlanetSolar realizó la expedición con sus 537 metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos. Cuando están completamente cargadas, la autonomía del barco alcanza las 72 horas en completa oscuridad. Las baterías alimentan a los cuatro motores eléctricos de 240 kW cada uno que hacen girar las hélices del PlanetSolar, que lo impulsan a velocidades de hasta 14 nudos. Hoy en día, este barco tiene una segunda vida como plataforma de investigación científica, pero seguro que ha dejado grandes conclusiones para los barcos comerciales y el ahorro energético.

Jet capsule, el barco cápsula

Jet capsule, el barco cápsula

El barco cápsula es una lancha multiusos. Desde un taxi marítimo, una ambulancia, lancha de recreo, bote patrulla, hasta una discoteca. Es un barco versátil que se adapta a los distintos tipos de necesidades. Lo más destacable es que se trata de una lancha altamente personalizable. Combina el lujo de un yate con una maniobralidad excepcional. Un 70% de este barco está fabricado con fibra de vidrio, que en realidad es una mezcla de fibra de vidrio y fibra de carbono. Esta condición le favorece su deportividad y fácil manejo.

Su interior es amplio y cómodo. Cuenta con una terraza protegida y una zona de estar con capacidad para ocho tripulantes. Dispone de puertas de cierre automático, techo, plataforma de buceo trasero, dormitorio convertible y aseo. Sus configuraciones permiten convertirlo en un barco estilo limusina con dos sillones a babor y estribor, hasta la configuración para taxi, con trece asientos. Por la noche, se ilumina con las luces interiores y exteriores de la cápsula, diseñadas para dar la impresión de un vehículo espacial que flota sobre el agua.

Seabreacher

Seabreacher

Para los que buscan moverse como pez en el agua, los barcos Seabreacher son la opción perfecta. Se desplazan sobre el agua pero también bajo el agua. Tienen apariencia de delfín, ballena o tiburón. Y es que, justamente, el objetivo es imitar el movimiento de estos animales marinos a través de un diseño aerodinámico, posibilitando versatilidad y exactitud con respecto al comportamiento de estos animales acuáticos.

Se trata de un pequeño submarino capaz de sumergirse un metro y medio bajo el agua durante 30 segundos y de realizar saltos de más de 5 metros de alto. Pueden alcanzar velocidades de 100 kilómetros por hora sobre la superficie. Están preparados para alojar a dos personas y están construidos con flotabilidad positiva, por lo que es imposible que se hunda.

Asean Lady

Barco Asean Lady

Este yate está inspirado en las embarcaciones del Pacífico Sur y fue construido en 2004 en los astilleros chinos Yantai Raffles Shipyard Co. Ltd. Actualmente, está gestionado por una empresa ubicada en Kuala Lumpur que ofrece exclusivos cruceros privados a bordo de esta “dama”. ¿Un barco bonito o feo? Eso ya depende de quién lo contemple.

Amphicoach, el autobús anfibio

Amphicoach

Amphicoach es el primer autobús verdaderamente anfibio, ya que muchos otros se han construido sobre vehículos anfibios y no retienen apenas capacidades en carretera o ciudad. Esta alternativa surgió en 2009. Una vez en el agua, su sistema de propulsión a chorro permite una velocidad máxima sobre el agua de hasta 8 nudos, unos 15 km/h. y puede navegar tanto por agua dulce como salada.

Los viajeros que suben al autobús anfibio, cuentan con las típicas comodidades de un autobús común como el aire acondicionado, la televisión, el baño, e incluso conexión Wi-Fi a Internet.

La náutica sigue evolucionando para ofrecernos embarcaciones más sostenibles, más cómodas, más veloces, más dinámicas. Los barcos menos comunes del mundo son propuestas que mejoran algunas de las cualidades de las embarcaciones más corrientes. De lo que sí estamos seguros en Boatjump es que en nuestra plataforma podrás encontrar las mejores propuestas para unas vacaciones a bordo. Puedes contar con nuestra ayuda y experiencia en cualquier momento, te ayudaremos a elegir la embarcación que mejor se adapte a vuestras necesidades en el destino deseado. ¡Buena mar!

Copy link
Powered by Social Snap