El barco, uno de los medios de transporte más antiguos

Si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de que prácticamente siempre han existido los barcos. Ya hace más de 10.000 años que se utilizaban troncos talados de determinadas formas para poder navegar por los ríos e incluso por el mar. Sin embargo, no se conoce la época exacta en la que se crearon los barcos.

La historia afirma que los primeros constructores de barcos fueron los egipcios, alrededor del s.XXX a.d.C. Pero esto únicamente fue el principio, en América y Oceanía los indígenas también fabricaban distintos tipos de embarcaciones hechas todas ellas de madera y a las que denominaban piraguas. Los orientales ya en el 3000 a.d.C empezaron a utilizar los remos y la vela para propulsar sus barcos de madera.

No hay duda de que la historia de la creación de los barcos se fue dando, como todo gran descubrimiento, en diversos lugares al mismo tiempo. No obstante, hay algunos que han influido más en la creación de los barcos tal y como los conocemos ahora.

El barco, un medio de transporte de los más antiguos

 

 

Historia y evolución de los barcos

Los barcos egipcios más antiguos, al igual que hicieron los orientales, empezaron a utilizar los remos y las velas para propulsarse. El barco se construían sobre un armazón de madera muy grande, tanto que podía albergar hasta veinte personas que se encargaban de remar, un mástil con una vela rectangular y dos remos grandes que se situaban en la popa.  Los egipcios fueron un referente muy importante para la historia de las embarcaciones, muchas de las herramientas que utilizaban fueron posteriormente mejoradas, hasta el punto que hoy en día aún se utilizan.

Los fenicios fueron otro de los pueblos más importantes que desarrollaron la construcción naval. De hecho, muchos expertos afirman que tanto los egipcios, los romanos y los griegos basaron sus construcciones navales en las innovaciones que los fenicios habían hecho. Los fenicios construyeron barcos capaces de transportar grandes y pesadas mercancías, así como buques de guerra. Este pueblo fue muy respetado y envidiado, tanto que eran conocidos por todos como unos marineros excepcionales, ya es que fueron los primeros en realizar travesías de gran distancia.

Por otro lado, Grecia fue una de las grandes potencias navales hasta aproximadamente el s.IV a.d.C. Fue entonces cuando el imperio romano empezó a dominar el océano, hasta el punto que desarrollaron una gran variedad de barcos tanto de guerra como de transporte. Se estima que construyeron barcos de más de 53 m de eslora y 14 m de manga.

A partir de este momento la innovación en cuanto a las embarcaciones fue increíble, tanto que cada siglo está marcado por un tipo de embarcación. En el s.IX fue marcado por los vikingos y sus increíbles barcos de remos y velas, que simulaban una especie de dragón. Pero fue a partir del S. XV cuando se crearon una gran variedad de embarcaciones como las carracas, las pinazas, las saicas o los galeones, entre otros. Además, se generalizó el uso de brújulas, cartas náuticas y otras herramientas que facilitaban mucho las travesías.

 

Imagen de los barcos en la antiguedad

 

La importancia de los barcos para el comercio

Este incremento de innovación en los barcos y en las herramientas técnicas fue causa de un interés comercial por parte de los reyes de la época (S.XVIII). Estos eran conscientes de lo necesario que era el comercio con Oriente y por ello invirtieron mucho dinero y tiempo en conseguir barcos más veloces.

A partir del s.XIX y gracias a muchas innovaciones y esfuerzos de muchas personas se consiguió que los veleros de madera fueran sustituidos prácticamente en su totalidad por los barcos de vapor con cascos metálicos. Algunos de los nombres más sonados en este proceso son el del escocés James Watt, los estadounidenses James Rumsey o Robert Fulton y el escoces William Symington, entre otras muchas personas.

Este cambio fue una innovación muy importante en el sector naval pero la tecnología y los nuevos descubrimientos del s.XX, que hicieron que los barcos impulsados únicamente por viento quedaran anticuados. Los motores que utilizaban combustible fósil llegaron a ser muy útiles para los barcos, tanto que aún a día de hoy se siguen utilizando motores a petróleo.

 

Imagen de un barco en la actualidad

 

Los barcos, como hemos visto, nos vienen acompañando desde muchísimos años atrás, prácticamente desde los inicios de la civilización. Y es que siempre ha sido una herramienta muy útil para el comercio y para el transporte de personas. Además de todas estas utilidades cada vez es más común que los barcos se utilicen con un fin más vacacional, los cruceros e incluso las embarcaciones de recreo son a día de hoy un plan muy demandado. Y es que quien no querría salir a navegar y poder disfrutar de lo que han disfrutado millones de personas desde hace más de mil años. Alquilar un barco es actualmente una opción más que común para salir a navegar y descubrir de primera mano la evolución que han tenido las embarcaciones y que sin lugar a dudas seguirán teniendo.

 

 

 

Copy link
Powered by Social Snap